Primer vuelo regular de Líneas Aéreas del Estado (LADE) a las Islas Malvinas


LADE es la primera y única línea aérea de fomento de Argentina. El origen de la línea se originó en el Decreto Nº 67.777/40 por el cual se propuso emprender acciones que posibilitaron unir los centros de mayor densidad poblacional con las localidades más alejadas del territorio nacional, carentes de medios rápidos y regulares de comunicación. Ese proyecto actualmente mantiene su vigencia, siendo la única línea aérea que conservó en forma permanente por más de una década una sucursal en las Islas Malvinas (1972/1982).

En 1972, Líneas Aéreas del Estado inició el servicio regular a las Islas Malvinas. 

 

Tripulación: Capitán José A. Demarco, comandante de aeronave; Capitán Ángel Gabriel Toribio, primer piloto; Primer Teniente Francisco Florencio Mensi, navegador; Suboficial Rubén C. Bidegain, mecánico; y Cabo Principal Juan C. Scianca, radio operador.

Dicho programa aéreo era un servicio regular entre Comodoro Rivadavia y Puerto Stanley con aviones trifibios Albatross bimotor Grumman HU 16-B que podían operar en tierra, nieve y agua con una frecuencia de dos servicios mensuales.

El primer vuelo regular a las islas, con aviones con ruedas, se realizó luego que la Fuerza Aérea construyera, una pista provisoria con planchas metálicas de aluminio cuya longitud fue de 800 metros por 30 metros de ancho, exhibiéndose en la Sala Islas Malvinas del Museo L.A.M. ejemplares de esas planchas.

En 1982 se interrumpen los vuelos con motivo del conflicto del Atlántico Sur.

La aerolínea LADE de manera ininterrumpida, sigue cumpliendo con el rol de fomento aerocomercial facilitando de esta forma, el traslado de los pobladores patagónicos, cargas y correspondencia desde el límite cordillerano hasta el litoral marítimo del Océano Atlántico. Coordina sus vuelos entre las principales cabeceras y los destinos más alejados de los centros urbanos. Une las pequeñas poblaciones con centros de mayor importancia comercial y turística.

Fuente y foto: 

Dirección de Estudios Históricos de la Fuerza Aérea Argentina

Fundación Marambio. https://www.marambio.aq/lade.html

Creación de la pista provisoria en Malvinas

 


En la Sala Islas Malvinas del Museo L.A.M. se custodia un fragmento de la pista de aterrizaje que la Fuerza Aérea Argentina construyó provisoriamente en 1972 para recibir los vuelos de los Fokker F-27.

Con este vuelo se incorpora la escala Puerto Stanley (Puerto Argentino) y se implanta el servicio LD 200/1 Comodoro Rivadavia-Malvinas y regreso, con una frecuencia semanal, en Fokker F-27. Líneas Aéreas del Estado se hace cargo de la administración y los vuelos.

La pista se inauguró un 15 de noviembre de 1972, con el arribo del avión Fokker F-27 T-43 procedente de Comodoro Rivadavia.
El lugar elegido para la pista de aterrizaje provisoria fue la zona del Cabo San Felipe a 5 km. de Puerto Argentino.


La ejecución de las obras estuvo a cargo del Grupo I Construcciones,  dependiente de la Dirección de Infraestructura.
La obra consistió en una pista construida totalmente con planchas de aluminio sobre una base compacta, para evitar que se hundiera bajo el peso del avión.
Durante el conflicto, se intentó prolongarla para que pudieran aterrizar los A4 y los Mirage, pero no resultó ser efectivo.
Los trozos remanentes fueron utilizados como paredes o techos en los refugios antiaéreos.

Ref. EFEMÉRIDES DE LA FUERZA AÉREA ARGENTINA. EDICIÓN 2022

Un Hecho Historico Para Recordar (10 min)


La "Patrulla Soberanía" abrió los cielos polares a las alas argentinas

Epopeya de trascendencia Nacional, Histórica y Geopolítica protagonizada por argentinos, que, viviendo en pequeñas carpas, en una zona extremadamente inhóspita, contando solo con picos, palas y trabajando con esfuerzo, garra y coraje, abrieron un surco de tierra en el Desierto Blanco para permitir operar aviones de gran porte con tren de aterrizaje convencional, es decir con ruedas.

Así fue como nuestros compatriotas, integrantes de la Patrulla "Soberanía", rompieron el aislamiento con el Continente Antártico. A partir de entonces se abrieron rutas en sentido transpolar, la Antártida es un pedazo más de nuestra Patria, allí viven familias, nacen argentinos y se continúa esa obra, con el mismo esfuerzo y sacrificio, que pusieron siempre, nuestros antárticos.

En la Sala General, el Museo del L.A.M. posee un espacio dedicado a conmemorar esta epopeya. 
El uniforme completo de expedicionario antártico, fue donado por el Com. (R) Francisco Florencio Mensi, siendo uno los integrantes de la Patrulla Soberanía, quién con el grado de Teniente integró esta Patrulla  en el año 1969, habiendo sido desplegado el año anterior: 1968 a la Base Matienzo.     
                                                                      
Fuente: http://www.marambio.aq/premail.html.